cloudfront.net
Menu
Secciones
logoMenu
    Suscríbete  >
icono Google Plus
icono Youtube
icono Twitter
icono Facebook
icono Búsqueda icono Cancelar
icono Búsqueda
icono Cancelar
 
Logo Estadio
Cancelar
¡Bienvenido!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias, datos estadísticos y promociones exclusivas para suscriptores
* Campos requeridos
Capital Menú
Logo Estadio
capitalDigital
capitalPrensa
capitalRadio
capitalTv
+Acción

María en pocas palabras

 Foto: Bernardo Cid
Viernes mayo 27, 2016 Hace 6 meses

La más firme candidata a ser abanderada en JO habla de sus expectativas en los que serán sus terceros Juegos Olímpicos

Se acercan los terceros Juegos Olímpicos de la taekwondoína María del Rosario Espinoza y ella acomete su rutina con una tranquilidad monacal, sin estridencias.

No es una mujer de muchas palabras, pero sí bien escogidas. Sabe lidiar con los medios, aunque sus manejadores, nuevos en el organigrama, parecen pensar lo contrario, por el celo con que la protegen de los micrófonos.

Medallista de oro en Beijing 2008, de bronce en Londres 2012, campeona mundial en 2007, esta sinaloense alta, pero no tanto en el contexto de competencia, podría rozar las alturas del clavadista Joaquín Capilla, si gana otra presea en Río de Janeiro.

Ella y el marchista Ernesto Canto son los únicos mexicanos que han ganado oro en el ciclo olímpico completo: Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos.

Por todo lo anterior, es casi obvio que sea la candidata más firme a ser abanderada de la delegación mexicana a Rio 2016.

Este viernes se tomará la decisión.

Además de ella, sólo hay otras dos candidatas: la clavadista Paola Espinosa, doble medallista olímpica, y la arquera Aída Román, plata en Londres 2012.

Con su andar tranquilo, la hija del pescador Marcelino, quien en su infancia batallaba para ir a entrenar de La Brecha a Guasave, parece ajena a toda esta parafernalia.

A medio camino entre su habitación y el gimnasio del CDOM, la abordamos para una entrevista que pretendía ser amplia pero no fue sino un prólogo para una charla a fondo, que ya se dará algún día si su equipo cercano lo permite.

–¿En qué etapa estás de tu preparación?

–Nos estamos preparando para un Campeonato Panamericano que va a ser la primera semana de junio y que nos va servir para obtener puntos y posiblemente obtener una mejor gráfica (orden de combates en JO).

–Veo que entre tus posibles rivales está la serbia Milica Mandic, quien fue medalla de oro en Londres.

–Todas son fuertes ahorita. Hay varias competidoras, sobre todo que en Juegos Olímpicos puede pasar cualquier cosa. El enemigo principal es uno mismo, es una competencia muy importante.

–Tus terceros Juegos Olímpicos ¿La emoción es la misma de los primeros?

–Yo los vivo como si fueran mis primeros Juegos, pero sí cambia en que ya sabes de qué se trata, las emociones que se generan, sí cambia un poco.

–¿Tus aspiraciones?

–Siempre he dicho que los cuatro del equipo de taekwondo tenemos posibilidad de podio, claro que yo busco ese sueño.

–Eres una de las favoritas o la favorita para ser abanderada, lo serías otra vez (ya fue en Londres 2012).

–Si llegara la ocasión, sería ya la segunda vez. Representaría más que nada un gran orgullo si eso pasa.

Decíamos que María del Rosario es alta (1.73), pero regularmente, en su categoría de peso, se encuentra con rivales que le llevan 10 o 15 centímetros de altura.

Por lo cual es difícil conectarles una patada en la cara, que vale cuatro puntos. Sin embargo, una de las habilidades fuertes de María es el puño.

“No es que dependa más del puño, pues se usarán petos electrónicos. Es más que nada por la evolución que ha tenido el taekwondo, que yo lo he implementado”.

–¿Cómo te adaptas a rivales más altas?

–Es por lo mismo del cambio que ha tenido el taekwondo, ya no es tanto como la estatura más bajita y más fuerte, ahora predomina más lo que es la estatura, por eso me tocan rivales más altas.

En ese momento, de su equipo de trabajo alguien le indica que “deje de platicar” y que cierre la puerta. Ella, disciplinada como siempre, pero amable, le pide al reportero que la espere al final del entrenamiento para continuar la charla.

Misma que ya no se pudo realizar porque sus allegados cambiaron los días de atención a prensa de miércoles a viernes y eso ocasionó un caos.

“Háblame al rato y nos ponemos de acuerdo”, indica Cristian Romero, de la Federación Mexicana de Taekwondo. Nunca contestaría.

Entre otras cosas, faltó preguntarle a María del Rosario ¿por qué festejó más su medalla de bronce que la de oro? Asunto que encierra muchas incógnitas, porque al parecer no tuvo un camino nada fácil al podio en Londres 2012. Ya será en otra ocasión. (OAO)

 

Newsletter
NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Suscribirme >
OPINIÓN
SÍGUENOS
Facebook
Icono Facebook /ESTADIODIARIO
Twitter
Icono Twitter @ESTADIODIARIO
Youtube
Icono Youtube ESTADIODIARIO
RECOMENDADO