cloudfront.net
Menu
Secciones
logoMenu
    Suscríbete  >
icono Google Plus
icono Youtube
icono Twitter
icono Facebook
icono Búsqueda icono Cancelar
icono Búsqueda
icono Cancelar
 
Logo Estadio
Cancelar
¡Bienvenido!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias, datos estadísticos y promociones exclusivas para suscriptores
* Campos requeridos
Capital Menú
Logo Estadio
capitalDigital
capitalPrensa
capitalRadio
capitalTv
+Acción

El día maldito para el “Pana”

 Foto: Especial
Jueves junio 02, 2016 Hace 6 meses

Tras torear a la muerte, finalmente el matador fallece a los 64 años edad; siempre dio de qué hablar, tanto dentro como fuera del ruedo

La hora fatídica llegó a las 18:45 en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara. Hoy falleció el matador Rodolfo Rodríguez a causa de un paro cardiaco. Mejor conocido como el “Pana”, desde hace varias semanas se encontraba ante la corrida más difícil de su vida, más complicada aún que ante aquel toro que el 2 de mayo pasado lo lanzó por todo lo alto, donde el aire lo meció como las banderillas que penden de los lomos de aquellas bestias.

Esa tarde, todo el peso cayó en las cervicales de este señor de 64 años, quien en alguna ocasión declaró: “Me gustaría morir como Manolete”. El destino es caprichoso y se lo concedió. No se fue tan pronto como el legendario matador, pero luego de quedar cuadrapléjico a causa de aquella cornada, tras el fulminante golpe, sólo era cuestión de tiempo.

En algún momento, el “Pana” agradeció y maldijo aquel día en que se decantó por el toreo. “Mi día más grande y triste fue aquel en el que quise ser torero. Maldigo ese día”, explicó en su momento. A diferencia de otros, no lo hizo por gusto sino por necesidad. De origen humilde, con un trabajo como panadero, llegó el ofrecimiento y no lo pensó dos veces. Sobre todo luego de haber sido sepulturero y vendedor de gelatinas a causa de la ausencia del padre, un judicial asesinado, y con una madre que tenía que mantener a ocho hijos.

Originario de Apizaco, Tlaxcala, los años posteriores no fueron fáciles. Se perdió en el alcohol y la renta de amor, mejor mote que el “Brujo de Apizaco”, no le podía quedar mejor.

“Yo empecé a torear por hambre. Vengo de la época en la que uno quería ser torero para triunfar y comprarle una casa a su madre, ahora los chavales quieren vender la casa de su madre para ser toreros”.

Como buen fuera de serie, estaba en busca de su identidad, por eso hablaba con acento andaluz, le decía “parné” al dinero y “buñis” a aquellas mujeres que le dieron abrigo en su soledad. “Brindo por las damitas, damiselas, princesas, vagas, salinas, zurrapas, suripantas, vulpejas, las de tacón dorado y pico dorado, las buñis, pues mitigaron mi sed y saciaron mi hambre, me dieron protección y abrigo en sus pechos y en sus muslos, y acompañaron en mi soledad”.

Hoy, luego de librar una dura batalla por permanecer en un campo de batalla donde libraría más combates ante peligrosos rivales de más de media tonelada, astados, metáfora de aquellos seres malévolos que viven en el imaginario de la gente, el “Pana” se rindió; pero es válido aclarar que sólo en este capítulo, porque será muy difícil que el torero, con todo el amor propio que le caracterizaba, renuncie a que su nombre quede escrito para siempre en los anales de la tauromaquia.

RCF

Newsletter
NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Suscribirme >
OPINIÓN
SÍGUENOS
Facebook
Icono Facebook /ESTADIODIARIO
Twitter
Icono Twitter @ESTADIODIARIO
Youtube
Icono Youtube ESTADIODIARIO
RECOMENDADO