cloudfront.net
Menu
Secciones
logoMenu
    Suscríbete  >
icono Google Plus
icono Twitter
icono Facebook
icono Búsqueda icono Cancelar
icono Búsqueda
icono Cancelar
 
Logo Estadio
Cancelar
¡Bienvenido!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias, datos estadísticos y promociones exclusivas para suscriptores
* Campos requeridos
Capital Menú
Logo Estadio
capitalDigital
capitalPrensa
capitalRadio
capitalTv
Desde la Cancha

Campeón sin corona

Ver más notas
Campeón sin corona Hace algunos días y por asares del destino tuve la gran oportunidad de conocer a Gerardo Aceves. Hombre de buena estatura, físico poderoso y manos que describen a la perfección aquellos años sobre el cuadrilátero. Gerardo, de familia humilde, dedicada al campo, se dio a la tarea junto con su hermano de rifarse la vida en los gimnasios practicando el deporte que por tradición adopta a hombres como él. Con pantaloncillos roídos, guantes de medio uso y carencias inimaginables, según me cuenta, él y su hermano se abrieron paso a base de puñetazos muy a la brava, primero en gimnasios de Tacubaya, posteriormente en Tepito, hasta llegar a las manos del manager Nacho Beristaín. Si la vida le había puesto miles de trabas, al llegar con Beristaín su vida se derrumbó al quedar relegado por falta de “talento”, mientras su hermano se encumbraba a lo más alto. Mientras Gerardo se perdía en una vida callejera, su hermano se convertía en campeón del mundo. Para el champ fue la última puñalada de la vida antes de perderse en el vago recuerdo como campeón nacional. Años después sigue platicando de aquellos años, de aquellas vivencias y recordando con flaca memoria los días de gloria.Gerardo Aceves historia de un campeón sin corona
Martes abril 04, 2017 Hace 7 meses

Gerardo Aceves historia de un campeón sin corona

Hace algunos días y por asares del destino tuve la gran oportunidad de conocer a Gerardo Aceves. Hombre de buena estatura, físico poderoso y manos que describen a la perfección aquellos años sobre el cuadrilátero.

Gerardo, de familia humilde, dedicada al campo, se dio a la tarea junto con su hermano de rifarse la vida en los gimnasios practicando el deporte que por tradición adopta a hombres como él. Con pantaloncillos roídos, guantes de medio uso y carencias inimaginables, según me cuenta, él y su hermano se abrieron paso a base de puñetazos muy a la brava, primero en gimnasios de Tacubaya, posteriormente en Tepito, hasta llegar a las manos del manager Nacho Beristaín.

Si la vida le había puesto miles de trabas, al llegar con Beristaín su vida se derrumbó al quedar relegado por falta de “talento”, mientras su hermano se encumbraba a lo más alto.

Mientras Gerardo se perdía en una vida callejera, su hermano se convertía en campeón del mundo. Para el champ fue la última puñalada de la vida antes de perderse en el vago recuerdo como campeón nacional.

Años después sigue platicando de aquellos años, de aquellas vivencias y recordando con flaca memoria los días de gloria.

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Suscribirme >
OPINIÓN
SÍGUENOS
    /ESTADIODIARIO
    @ESTADIODIARIO
RECOMENDADO
Desde mi palco
Hace 1 semana
Desde la Cancha
Hace 2 semanas
Desde mi palco
Hace 2 semanas
Hace 2 semanas
Desde mi palco
Hace 2 semanas
Correr con Recoder
Hace 3 semanas