Golfista mexicano Ortiz recordará toda su vida participación en Augusta

Golfista mexicano Ortiz recordará toda su vida participación en Augusta

Por José Luis Simón México, 15 Abr (Notimex).- El mexicano Álvaro Ortiz, el segundo mejor amateur en el Torneo de Maestros disputado en el Augusta National Golf Club, aseguró que esta participación la tendrá presente para toda su vida y también por haber visto el regreso al triunfo del ídolo de las multitudes, Tiger Woods. El jalisciense […]

Por José Luis Simón

México, 15 Abr (Notimex).- El mexicano Álvaro Ortiz, el segundo mejor amateur en el Torneo de Maestros disputado en el Augusta National Golf Club, aseguró que esta participación la tendrá presente para toda su vida y también por haber visto el regreso al triunfo del ídolo de las multitudes, Tiger Woods.

El jalisciense dijo que fue una semana para recordar en su vida y también para su familia, por ser una actuación hasta un poco soñada, porque jugó muy bien, pudo pasar el corte y competir en las cuatro rondas, por lo cual está muy contento y agradecido con todo el apoyo recibido.

Ortiz ganó su lugar en este certamen al coronarse en enero pasado en el Campeonato Amateur Latinoamericano y en Agusta concluyó en el puesto 36 con un total de 286 golpes, dos bajo par, por lo cual se quedó a un impacto de terminar como el mejor amateur de este Masters, algo que de haberlo logrado le habría permitido estar en la ceremonia de premiación al lado de Woods.

 

El tapatío es el tercer mexicano que pisa el sagrado pasto de Augusta, después de las participaciones del amateur Juan Antonio Estrada en 1962, 1963 y 1964, y del profesional Víctor Regalado en 1975 y 1979 y con posiciones finales 30 y 31, respectivamente, sencillamente lo disfrutó.

“El campo es indescriptible. Por eso es el paraíso del golfista. Creo que no hay mejor lugar que éste en el mundo y es algo muy especial para mí y espero estar en los siguientes años”, compartió con Notimex en entrevista telefónica.

También narró que “ese primer tiro (de salida) fue donde más me temblaron las piernas por la emoción y la adrenalina, no fue tanto por los nervios. Lo disfruté al cien por ciento y fue algo increíble”.

Explicó que lo de las “piernitas temblando” fue porque esa adrenalina y emoción nunca las había experimentado, porque nunca había jugado un torneo de esta magnitud ni de este nivel.

El domingo jugó su mejor tarjeta, que fue de 69 golpes, pero se apega al hecho de que es un campo muy difícil, un reto que no lo vive constantemente y por consiguiente no está acostumbrado, pero le da gracias a Dios de que pudo jugar muy bien y terminar en una muy buena posición.

Asimismo, aclaró que este fue su último torneo como competidor aficionado: “Ya cerré mi ciclo como amateur, que fue una muy bonita etapa de mi vida, la cual me enseñó muchas cosas y me llevo demasiados elementos para el profesionalismo que empiezo desde ahora y a ver qué me brinda el futuro”.

Por ahora desconoce cuál será su siguiente torneo, porque gestiona alguna invitación para la PGA Tour y si nada consigue, su debut será en un torneo de Acapulco, en la primera semana de mayo.

Relató que ayer, domingo, vivió algo increíble, porque al estar en su primer US Masters, además de jugar bien y estar todo el fin de semana en competencia, todavía le tocó ver ganar a Tiger Woods. “Es algo indescriptible. Ahí estuve en el hoyo 18 cuando ganó”.

Y recordó que él también fue parte de toda esa gente que gritó, de todas las emociones y sentimientos que se produjeron en esos minutos, que fueron indescriptibles y se siente afortunado el haber podido vivirlos.

Al hablar de los miles y miles de aficionados que se dan cita en Augusta, y ahora para ver la coronación de Woods, compartió que “es muy intimidante, de verdad. Solo se comprende esa situación cuando se vive, yo jamás me lo imaginé de esta forma”.

Comentó que desde que se da el primer golpe de salida, las personas hacen el pasillo y es algo que no se puede poner en palabras, porque desde que llega, hacen la presentación y se empiezan a escuchar los plausos y el apoyo de los fans. “Es una experiencia inimaginable”.

Ver la coronación de Tiger Woods, además, “es algo que voy a recordar por el resto de mis días. Algo que le voy a decir a mis hijos que viví: el mejor regreso en la historia en cualquier deporte, por todo lo que pasó emocional y físicamente. Todo el respeto y admiración hacia el ídolo de todos, hacia quien tiene el golf donde está y solo queda quitarse el sombrero”.

Dijo que verlo triunfar es un estímulo e impulso, y en lo personal recibió una clase de él, porque al sacarle lo doble de edad, es capaz de triunfar.

-Fin de nota-

NTX/JLS/AGG

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado