James se siente sobrecogido por superar a su héroe: Jordan

El autor ap
James se siente sobrecogido por superar a su héroe: Jordan

LOS ÁNGELES (AP) — Desde el primer día que LeBron James tomó un balón de básquetbol, solo quiso emular a Mike. James y sus amigos más cercanos idolatraban a Michael Jordan mientras crecían juntos en las canchas callejeras de Akron. Mientras transformaba en una promesa del deporte, capaz de dar el salto de la secundaria […]

LOS ÁNGELES (AP) — Desde el primer día que LeBron James tomó un balón de básquetbol, solo quiso emular a Mike.

James y sus amigos más cercanos idolatraban a Michael Jordan mientras crecían juntos en las canchas callejeras de Akron. Mientras transformaba en una promesa del deporte, capaz de dar el salto de la secundaria a la NBA como primera selección del draft, James estudiaba, imitaba y se inspiraba profundamente con los enceste de Jordan que daban mucho que hablar, su ‘fadeaway’, su impetuosa competitividad — incluso los pequeños detalles de la manera cómo Jordan usaba sus zapatillas y pantalones cortos.

James se puso el número 23 en la espalda tan pronto como pudo hacerlo en el décimo grado de secundaria.

“Él era todo”, dijo James.

Jordan también admiró el juego de James durante muchos años.

“Quiero felicitar a LeBron por llegar a otro gran hito durante su increíble carrera”, dijo Jordan en un comunicado enviado el jueves a The Associated Press a través de su portavoz Estee Portnoy.

Cuando James rebasó el miércoles por la noche el total de puntos de Jordan en su carrera, lo hizo en un par de Nikes que decían “Gracias M. J.” escrito en los costados. Ese homenaje no describe todo lo que el brillo de Jordan significó para un muchachito que soñó con una mejor vida jugando con una pelota.

“M. J. fue una inspiración”, dijo James. “M. J. fue un relámpago en una botella para mí, porque yo quería ser como él”.

James ahora tiene 34 años y tres anillos de campeonato y una formidable carrera de 16 años en la NBA. Pero él sigue maravillado por Jordan, quien para él ha representado la cima del éxito durante toda su vida.

Dejó atrás a Jordan para quedar cuarto en la lista histórica de anotadores de la NBA con una jugada de tres puntos en el segundo cuarto del partido de los Lakers contra los Nuggets, que Los Ángeles perdió 115-99 ante Denver. James superó los 32.292 puntos de Jordan con otra muestra de la fuerza física que define su estilo de juego, un estilo que fue influido por la combinación de agresividad y elegancia de Jordan.

James terminó con 31 puntos, siete rebotes y siete asistencias. Sus compañeros de equipo trataron de reaccionar cerca del final, pero sufrieron su cuarta derrota consecutiva en una temporada que parece condenada al fracaso.

Todas las derrotas consumen a James, pero aun así se quedó enfrente de su casillero después del partido con la ansiedad de un novato, tratando de absorber la magnitud del momento en su vida.

“Uno siempre está luchando contra el fracaso. El porcentaje de gente como yo — de un hogar con un solo padre, hijo único, necesitado – (las probabilidades de) salir adelante no son para nada altas. M. J. tuvo fue una gran influencia para que yo la hiciera, junto con mi madre, junto con la ciudad en sí, junto con los entrenadores de las ligas infantiles que tuve. Pero Mike no tenía idea de que lo que estaba haciendo por un niño que crecía a 45 minutos de vuelo de distancia de Chicago, donde él trabajaba”.

James es uno de los últimos jugadores activos que vieron a Jordan en su mejor momento con los Bulls de Chicago. El pequeño LeBron compraba paquetes de tarjetas de básquetbol esperando que le tocara una de Jordan, y estudiaba cada uno de los detalles de juego de Jordan, hasta la manera como usaba su protector de pantorrilla levemente volteado de tal manera que se viera el borde rojo.

James no tuvo dinero para comprarse Air Jordans, pero recuerda que caminaba por los centros comerciales y se maravillaba al ver las impecables zapatillas rojas y negras. Eso le inspiró la idea de tener sus propias zapatillas, resultado natural de ser la estrella que quería ser.

“Ustedes no tienen idea de que lo que M. J. hizo por mí y mis amigos cuando crecíamos”, dijo James. “En el sentido de que, esos días en los que uno siente que no va a llegar al día siguiente donde yo vivía, por todo lo que estaba pasando”.

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado