Sábado 19 de octubre 2019

NFL: Goodell tiene autoridad para multar o suspender a Kraft

El autor ap
NFL: Goodell tiene autoridad para multar o suspender a Kraft

El comisionado de la NFL Roger Goodell tiene amplias facultades para sancionar a los equipos, entrenadores, jugadores, y, claro que sí, a los dueños. A la espera que se completen las investigaciones de la policía en Florida – y seguramente otra de la liga – Goodell podría castigar a Robert Kraft, el propietario de los […]

El comisionado de la NFL Roger Goodell tiene amplias facultades para sancionar a los equipos, entrenadores, jugadores, y, claro que sí, a los dueños.

A la espera que se completen las investigaciones de la policía en Florida – y seguramente otra de la liga – Goodell podría castigar a Robert Kraft, el propietario de los Patriots de Nueva Inglaterra tras ser imputado con dos cargos de solicitar los servicios de una prostituta.

Kraft, de 77 años, fue captado dos veces en video durante un acto sexual en una sala de masajes ubicada dentro de un centro comercial de Florida, informó el viernes la policía. Los cargos se derivan de un operativo en contra del tráfico sexual en el que se han emitido cientos de órdenes de arresto.

La política de conducta personal de la NFL señala que “a los propietarios y directivos de equipos o de la liga, tradicionalmente, se les imponen estándares más elevados y serán objeto de sanciones mucho más fuertes”. Goodell podría multar o suspender a Kraft de cualquier actividad en torno a los actuales campeones del Super Bowl.

“No es suficiente con simplemente evitar ser encontrado culpable de un crimen”, señala la política de la liga. “Se nos impone un estándar más elevado y debemos conducirnos de manera responsable, promoviendo los valores de la NFL, y de forma legal”.

Kraft ha sido acusado de delitos menores y podría realizar tan solo servicio comunitario y asistir a un curso sobre los efectos dañinos de la prostitución y el tráfico sexual. Goodell juzgará si sus acciones encajan dentro de la “conducta perjudicial a la integridad y la confianza pública” en la NFL.

No sería la primera vez que toma ese tipo de decisiones — incluyendo la ocasión en que multó a Kraft y los Patriots con 250.000 dólares en 2007 por videograbar las señales de otros equipos, y con un millón de dólares en 2014 por desinflar balones durante la Final de la AFC. El “Deflategate” dañó la cercana relación de Goodell con Kraft, uno de sus más cercanos asesores en asuntos como derechos laborales y de transmisión.

A pesar de que Goodell es empleado de los propietarios y percibe un sueldo de alrededor de 40 millones de dólares anuales, incluyendo bonos, su papel como comisionado es el de proteger al deporte y a la liga.

Así que no duda en disciplinar a propietarios, básicamente penalizando a sus jefes.

En 2014 suspendió por seis juegos y multó con 500.000 dólares al propietario de los Colts Jim Irsay, después de declararse culpable a un cargo menor de conducir intoxicado. El año pasado Jerry Richardson prácticamente fue obligado a vender a los Panthers de Carolina después de que salieran a la luz acusaciones de comportamiento sexual y racista en el lugar de trabajo. Después de una investigación de la liga, Richardson fue multado con 2,7 millones de dólares.

En 2012, tras investigar una trama de los Saints de Nueva Orleáns para pagar recompensa por lesionar a rivales, Goodell multó al dueño de los Saints Tom Benson con medio millón de dólares y le quitó selecciones de la segunda ronda del draft en 2012 y 2013. Fue algo relacionado con el juego.

El caso actual de Kraft, desde luego, no tiene nada que ver con algo ocurrido en el emparrillado. Tiene que ver con el criterio de Goodell para ejercer el uso de sus facultades disciplinarias, y la atención será enorme pase lo que pase.

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado