Viernes 25 de septiembre 2020

La genética no engaña, lleva el Box en la sangre

La genética no engaña, lleva el Box en la sangre

Su primera gran oportunidad de boxear se la dieron por ser el sobrino del “Canelo”. Lo acepta. Pero ahora que la cosa va en serio, quiere forjar su propio camino sin depender del apellido o de su tío. Con 16 años, Johansen Álvarez Suárez debutará como pugilista profesional a principios de abril, con rival y día […]

Su primera gran oportunidad de boxear se la dieron por ser el sobrino del “Canelo”. Lo acepta.

Pero ahora que la cosa va en serio, quiere forjar su propio camino sin depender del apellido o de su tío.

Con 16 años, Johansen Álvarez Suárez debutará como pugilista profesional a principios de abril, con rival y día por definir en Guadalajara, en la división Superpluma con el sueño de algún día ser campeón del mundo.

“No será fácil, pero estoy dispuesto a darlo todo para ganar lo que vaya a ganar por mi propia cuenta, también quiero ser una leyenda del boxeo, que se acuerden de mi nombre, sé que también van a hablar de mí por Saúl, pero todo lo que gane será por mi cuenta y seguir con la dinastía”, comentó el tapatío.

Es deportista desde la cuna, pero no comenzó con el box. A los 3 años inició jugando futbol con un equipo llamado Juanacatlán, pero a los 10 años se fue con su mamá y dos hermanos a vivir a Minnesota, Estados Unidos y a los 14 años se puso los guantes por primera vez.

Sólo había pasado un mes y su primera pelea fue ante el segundo mejor rankeado del Estado. Ganó por decisión unánime.

El hijo de Janeri Suárez y Gonzalo Álvarez, hermano de Saúl, regresó a México en febrero de 2019 para comenzar de lleno su preparación hacia su debut como profesional. Lo entrenan el ex boxeador Marcelo López y Chepo Reynoso.

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado