Jueves 9 de abril 2020

Las opciones de pasar a cuartos de los equipos españoles en la Champions League

Las opciones de pasar a cuartos de los equipos españoles en la Champions League

Los equipos de nuestro país se complican la vida una vez transcurrido el partido de ida de octavos de final de la Uefa Champions League. El balance es claramente negativo, con 2 derrotas de Valencia y Real Madrid, un empate del Barcelona y sólo una victoria española, la más difícil de todas, la del Atlético […]

Los equipos de nuestro país se complican la vida una vez transcurrido el partido de ida de octavos de final de la Uefa Champions League. El balance es claramente negativo, con 2 derrotas de Valencia y Real Madrid, un empate del Barcelona y sólo una victoria española, la más difícil de todas, la del Atlético frente al vigente campeón de Europa. Barcelona y Valencia siguen a la deriva desde hace meses, desde que sufren la falta de un entrenador de primer nivel; mientras que el Atlético tendrá que sufrir de lo lindo en Anfield, y el Real Madrid tendrá que mirarse el escudo antes de salir al césped si quieren volver a ser el equipo más temido del continente.

 

 

Atlético de Madrid

 

Hace algo más de un par de meses, justo cuando se descubrió el rival del Atlético de Madrid en octavos de final, las caras de los integrantes del club que fueron en representación del equipo colchonero al sorteo que se celebró en Nyon (Francia) eran todo un poema. Los “reds” asomaban en el horizonte con el cartel de claro favorito escrito en la frente con letras mayúsculas y en permanente. Llevan toda la temporada sin perder ni un solo partido, que se dice pronto.

Los Salah, Mané, Firmino y compañía cuentan todos sus partidos ligueros por victorias a excepción de uno que empataron frente al Manchester United a mediados de octubre. No hace falta decir que el Liverpool está batiendo todo tipo de récords en la Premier League y que apostar a que la van a ganar a estas alturas de temporada, es casi asegurar dinero, y más si se hace con el código promocional Luckia.

Pues contra todo pronóstico, el equipo colchonero ha sido capaz de ponerle un poco de cordura a esta alocada campaña de los ingleses. “Sólo” hizo falta un gol de Saúl y amarrar el partido al estilo del Cholo Simeone para llegar con una mínima ventaja a Anfield para el partido de vuelta. Toca apretar los dientes y rezar para que su tridente no tenga la noche y hacer bueno el 1 a 0 de la ida. Jugarle de tú a tú al Liverpool en Anfield es como jugar a la ruleta rusa con todas las balas dentro del revólver, es decir, una mala idea. Una vuelta de 90 minutos que para los atléticos puede valer toda una temporada.

Barcelona

Ni frío ni calor. La mejor noticia de todas fue el resultado obtenido en San Paolo (1-1). El equipo de Quique Setién continúa sin tener verticalidad y las sensaciones dentro del vestuario no son buenas. Ya lo avisaba el crack argentino Leo Messi con sus declaraciones: el Barcelona necesita algo más, un plus para poder competir por la Champions. Noventa minutos (y no, no es una canción de India Martínez a pesar de lo tristes que fueron) traducidos en una ocasión. Sí, una, aunque fue para adentro, que es de lo único que entiende el fútbol, de goles y no de juego, algo que todavía no acaba de asimilar el técnico blaugrana.

La defensa blandita, excesivamente endeble. Los pequeños jugones del Nápoles como Mertens e Insigne disfrutaron como niños en un parque de bolas. Ter Stegen fue de los pocos que aportaron seguridad atrás, y en Champions necesitas mucho más que un portero si quieres llevarte la orejona. El Nápoles puede ser un verdadero quebradero de cabeza a la contra para la defensa barcelonista, y más jugando a tantos metros de la portería como juega el equipo catalán. Aquí el que golpee primero, puede llevarse el partido y la eliminatoria. Apuestas muy abiertas para este difícil choque, el cual no contará con la presencia de los lesionados como Dembélé o Suárez, entre otros, y los sancionados como Arturo Vidal, uno de los mejores en San Paolo. Utiliza los códigos bonus para sacar una buena tajada con una de las eliminatorias más abiertas de estos octavos de final.

Real Madrid

Las noches mágicas europeas son su baza, al igual que su casta, su experiencia y sus títulos. Su ADN y su escudo prometen batalla, aunque en el partido de ida pareciera que sólo jugaba un equipo. El conjunto de Guardiola llega en un buen momento de forma, y más cuando su gran objetivo está puesto esta temporada en la Champions League, debido a su expulsión de la competición europea en los dos próximos años por incumplir el fair play financiero y porque es el único gran título en el que todavía tienen opciones reales de poder conseguirlo, ya que en la Premier League están a más de 20 puntos de distancia del Liverpool, que ya la tiene en el bolsillo.

Al desfavorable resultado que deben superar en el Etihad Stadium de Manchester (1-2), se suma también la pérdida de su capitán por sanción, baja muy sensible para los de Zizou. La falta de gol y la baja de Sergio Ramos no auguran una noche inolvidable, no al menos para los madridistas. Mucho tendrán que cambiar las cosas, sobre todo afinar la puntería en la parte de arriba, para darle un susto el próximo 17 de marzo al conjunto “citizen”. Lejos parece quedar la decimocuarta Copa de Europa para los madridistas, aunque siendo su competición fetiche y siendo el Madrid, no se les puede dar nunca por muertos.

Valencia

Lourdes, prepárate porque los valencianos necesitan de tus milagros. En el fútbol, en la guerra y en el amor no hay nada imposible, pero si no saben ni a qué deporte juegan, ni saben pelear, y si ni siquiera hay unión entre aficionados y directiva, la “remuntada” parece más bien un milagro que una posible realidad.

Las bazas a favor de los valencianos son varias, aunque parezca mentira. Quedan tres semanas de por medio para recuperar lesionados, que son muchos, y para que acumulen minutos algunos jugadores importantes como Guedes o Rodrigo y lleguen en la mejor forma posible. Mestalla es un campo ‘duro de roer’, y sacar algo positivo del feudo valencianista es árdua tarea, y más cuando se habla de Champions League, que el campo siempre responde.

Remontar un 4-1 de la ida no es fácil y menos contra uno de los equipos más en forma del continente, pero todas las ilusiones valencianistas de la temporada están depositadas en este partido y no darán la eliminatoria por perdida hasta el último segundo del partido. Mestalla ya ruge…

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado