Jueves 26 de noviembre 2020

El Barça dijo adiós a la Liga de pésima manera sin público, sin fútbol

El Barça dijo adiós a la Liga de pésima manera sin público, sin fútbol

El Barça dijo adiós a la Liga de mala manera en un Camp Nou vacío de público y de fútbol. Ya ni se hablaba de aquellas volteadas históricas del Dream Team, ya ni se confiaba en apretar al Real Madrid. No se confiaba en nada y nada, nunca, se pudo llegar a sospechar. Ni ganar […]

El Barça dijo adiós a la Liga de mala manera en un Camp Nou vacío de público y de fútbol. Ya ni se hablaba de aquellas volteadas históricas del Dream Team, ya ni se confiaba en apretar al Real Madrid. No se confiaba en nada y nada, nunca, se pudo llegar a sospechar. Ni ganar consiguió el equipo de Setién, encajando en tiempo añadido una terrible derrota (1-2) frente a un ordenado, valiente y desenfadado Osasuna que le dejó en evidencia. Una pesadilla en toda regla.

Al Barça ya solo le queda la Champions. Pero no le queda, a estas alturas, como una ilusión. Ni tan solo como una obsesión sino como una auténtica tabla de salvación para no acabar la temporada en blanco por primera vez desde 2008. Y mostrando en este 2020 unas sensaciones similares a las de entonces.

Es un equipo a final de camino, un equipo de pasado legendario, presente deprimente y futuro insulso. Necesitado de ser agitado de arriba a abajo para intentar volver a ser lo que fue o, por lo menos, enterrar esta depresión en la que está inmerso.

Para entonces Arnaiz ya había avanzado a Osasuna en el marcador y Moncayola había estado muy cerca de colocar un 0-2 en el marcador que no hacía más que aumentar la sensación de impotencia de un Barça descompensado en defensa, intrascendente en el centro del campo y fallón en ataque, incapaz de trenzar jugadas con un mínimo de lógica y que se acercaba al área navarra de cualquier manera, siendo la velocidad de Ansu Fati la mejor, y única noticia, entre la nulidad colectiva.

Para acabar de redondear la depresión, antes de llegarse a la media hora había llegado la noticia del gol de Benzema en el estadio Alfredo Di Stéfano que confirmaba la sentencia del título. ¿Milagro? Ni por activa ni por pasiva. Lejos, a una eternidad, quedaba el recuerdo de esos volteos en la clasificación. Aquí ya no hay ni una sola ilusión por la cual seguir soñando…

Messi no demuestra el poder de dejar un legado en el que su equipo que lo ha representado por años se sienta orgulloso, esto ha sido tema para muchos seguidores ya que el Barcelona tuvo seis partidos a su favor de diez, mientras que los cuatro restantes fueron tres empates y una derrota.

Fuente: ESPN

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado