Sábado 19 de octubre 2019

El día de la unión

El día de la unión

Aquel sismo unió a todos los equipos, todos los colores y todas las rivalidades quedaron a un lado por un bien común, “levantarse de entre los escombros”.

El balón se detuvo. Aquel 19 de septiembre de 2017, los estadios quedaron en penumbras y en silencio, justo como había pasado 32 años atrás.

América y Cruz Azul estaban listos para enfrentarse en los octavos de final de la Copa MX. Esa noche el Estadio Azteca vivió una de las noches de mayor desolación, fue un testigo más de lo que vivía la Ciudad de México.

Esa tarde de martes, tanto las Águilas como la Máquina se unieron, al igual que el país entero, para levantar a tres estados que se vieron marcados por el fuerte sismo que marcó el corazón del centro de la República Mexicana.

Hace un año, horas después de que se conmemora el aniversario 32 del terremoto del 85, otro sismo cimbró el centro del país. Puebla, Morelos y la CDMX fueron sorprendidos por el seísmo de 7.1, que se presentó a las 13:14:40 horas.

De misma forma como había pasado 32 años antes, aquel sismo unió a todos los equipos, todos los colores y todas las rivalidades quedaron a un lado por un bien común, “levantarse de entre los escombros”.

El Estadio Azul, CU y el Azteca, los tres estadios de la capital, se convirtieron en centros de acopio. Equipos de ligas internacionales, como la Real Sociedad, el Porto, la Roma, la Selección de Chile, la de Costa Rica, entre otros, mostraron su solidaridad al pueblo mexicano.

Aquí no importaba si le ibas a Pumas, a Chivas o a Tigres, esa unión fue la fuerza de una nación entera. Porque no importa si conoces al de alado, no importa si es tu rival dentro de la cancha, el 19 de septiembre México trabajó como equipo, porque por segunda vez en más de tres décadas se levantó, así como lo narró Elena Poniatowska hace un año: “Es la constancia de la valentía, el coraje de una ciudad que cayó y volvió a levantarse (libro ‘Nada, nadie, las voces del temblor’ de 1985). También la ciudad de 2017 volverá a levantarse (…)”.

Y así fue, 365 días después podemos ver como la ciudad se levantó. Porque nosotros los mexicanos luchamos; como en un Mundial, en el centro del diamante o en un circuito de 42Km, porque aunque las piernas o los brazos ya no nos dan, siempre luchamos hasta el final con el corazón, porque eso es lo que nos define y hace que nos enorgullezca ser mexicanos.

El 19 de septiembre es una fecha que queda grabada en nuestras mentes… ¡Gracias México, por demostrar lo que somos como país!

@ale_gahe

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado