Lunes 17 de mayo 2021

Hay futuro AP

los Browns versión 2018 han mostrado signos sumamente prometedores, más allá de que ya tienen dos victorias.

Durante al menos dos décadas fueron el hazmerreír de la NFL. En los últimos 20 Drafts tuvieron la primera selección global en cuatro ocasiones, y en total 13 picks dentro del Top 10.

Y ni así pudieron conformar equipos decentes; ya no digamos con calibre de playoffs –llegaron una vez en dicho lapso–, sino decentes, ni siquiera capaces de conseguir al menos siete triunfos tres campañas consecutivas.

Sin embargo, los Browns versión 2018 han mostrado signos sumamente prometedores. Más allá de que ya tienen dos victorias –registraron cuatro combinando los últimos tres años–, la esencia de este equipo es diferente.

Todo empieza con un claro cambio de filosofía gerencial. Cleveland era una de las franquicias que más dinero derrochaban en Agencia Libre cada temporada baja. Desde hace tres años el enfoque cambió y han buscado armar su roster vía Draft.

El sello se ha notado desde la defensiva, que desde hace un par de campañas empezó a dar visos de mejoría. Y en ésta quizá no sea una de las más efectivas, pero se las ha ingeniado para mantenerse en la pelea todas las semanas.

El otro factor, y probablemente el más importante, fue el acierto de reclutar a Baker Mayfield. Desde 1998, los Browns probaron con 27 mariscales de campo. ¡Veintisiete! Una barbaridad.

Daba lo mismo si llegaban como agentes libres o seleccionados en el sorteo colegial, todos y cada uno de esos 27 pasadores fracasaron y cayeron uno tras otro, como fichas de dominó.

Mayfield, elegido con el primer pick global del pasado Draft, parece ser el ‘salvador’ que todo Ohio estaba esperando. Apenas entró al campo en el segundo cuarto frente a los Jets, en la Semana 3, y el ‘chip’ de esta escuadra cambió por completo.

No solamente logró mover la ofensiva con buenos envíos, sino que le inyectó una buena dosis de motivación a sus compañeros. Su energía y su madera de líder han permeado en el ataque naranja. Y los resultados ahí están.

Claramente aún es pronto para echar campanas al vuelo; no obstante, por fin Cleveland tiene una buena base para construir su futuro. Y, sobre todo, un quarterback al que deben arropar con talento para empezar a aspirar a cosas importantes.

Ganar más de cinco juegos en 2018 sería un logro notable para este conjunto. Suena a poco, pero en la NFL nada llega mágicamente. La gerencia tiene trabajo por hacer, pero en dos años, máximo tres, podríamos ver a los Browns ganando su división, algo que no ocurre desde 1989, cuando todavía se encontraban en la AFC Central.

Hay futuro en Cleveland.

@erickml_

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado