Jueves 12 de diciembre 2019

Renacer

Dez Bryant firmará oficialmente este jueves y se unirá a Michael Thomas para formar un temible tándem aéreo con New Orleans

Llegó a la NFL como uno de los mejores prospectos en 2010. En su momento, era considerado un talento Top 10 en el Draft; sin embargo, su carácter e indisciplina asustaron a la mayoría de los equipos, hasta que se apareció Dallas.

En 1998, los Cowboys estuvieron en una posición similar con un tal Randy Moss. Previo al Draft, Jerry Jones le juró y perjuró al receptor que si estaba disponible lo tomaría con la séptima selección global. Pero cuando llegó el momento, la franquicia texana se decantó por Greg Ellis, ala defensiva de North Carolina.

Moss nunca perdonó la afrenta y siempre le guardó cierto ‘rencor’ a los Vaqueros. ¿Su venganza? Los hizo pedazos todas las veces que los enfrentó.
Doce años después, Jones aprendió la lección y concretó un canje con New England para subir posiciones y llevarse a Bryant, quien fue uno de los juguetes favoritos de Tony Romo durante alrededor de 5 años.

Posteriormente apareció la antítesis de Antonio Ramiro: Dak Prescott, un quarterback ágil y fuerte, pero con poca precisión y cuestionable visión de campo. Entonces Bryant empezó a sufrir. Y así como Venom cuando no come, Dez llega a ser insoportable cuando no le envían el ovoide.
Dos años con una producción que decayó dramáticamente fueron el pretexto de la dirigencia azul y plata para deshacerse del ‘niño llorón’.

Dallas se fue por la salida fácil y cortó al receptor hace ocho meses. Y mientras los Boys han sufrido un mundo en ofensiva, Bryant se mantuvo a la sombra, esperando la oportunidad adecuada.

Esa chance llegó. New Orleans decidió aumentar el repertorio de Drew Brees. Dez firmará oficialmente este jueves y se unirá a Michael Thomas para formar un temible tándem aéreo, el cual complementará todavía más a la pareja terrestre conformada por Mark Ingram y Alvin Kamara. Una pesadilla para cualquier defensa.

Será aquí cuando comprobemos —como si hiciera falta— que Prescott era —y sigue siendo— el problema en Dallas. Con Brees en los controles, Bryant volverá a brillar como lo hiciera con Romo, pues no solo Drew es un tremendo pasador, sino que Sean Payton es un genio ofensivo y encontrará la manera de explotar al máximo el talento del egresado de Oklahoma State.

SI había alguna duda de que New Orleans era candidatos para llegar al Super Bowl, Bryant llega para borrarla por completo.

@Erickml_

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Recomendado