Estadio Deportes

Tech and Play

El BlackJack: Del Siglo XVI al Siglo XXII

Tiene una historia muy larga, y se cree que su nacimiento data de principios del siglo XVII en los famosos casinos de Francia.

Por aquella época, existían unas cartas francesas con las que se jugaba este juego, llamadas Vingt-et-Un, que en español significa veintiuno. De ahí también se desprenden las reglas del juego y las formas de jugar.

Después de eso, el blackjack comenzó a recorrer el mundo y se hizo famoso principalmente en América del Norte a través de los colonos franceses. En este país, se conoció por primera vez en Nueva Orleans, y ya en el siglo XX se convirtió en uno de los juegos más populares en los casinos, aunque las reglas fueron variando y distan bastante de cómo se juega en la actualidad. 

Asimismo, no sólo se puede jugar en los casinos tradicionales, sino que también se encuentra el blackjack versión online. Aquí, diferentes jugadores pueden sumarse y realizar sus apuestas y aumentar sus ganancias a través de plataformas o páginas de casinos digitales, jugando a través de diversas aplicaciones conectadas a internet, desde cualquier sitio. 

Para conocer un poco más sobre este emocionante juego y entrar en su mundo, realizamos un repaso sobre su larga historia y cómo fue a lo largo del tiempo sufriendo cambios y adaptaciones.

Rinconete y Cortadillo: el libro de Cervantes donde se cree nació el BlackJack

Se cree que la primera mención del blackjack aparece en un libro del autor de El Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes, “Rinconete y Cortadillo”. Fue publicado a principios del siglo XVII. Esto indicaría que el origen del juego podría ser español. 

En la obra literaria, se cuenta la historia de dos tramposos de Sevilla que juegan a la veintiuna, y se cree que este es el juego en el que posteriormente se basaron para crear el que hoy conocemos. 

Conoce cómo se juega al blackjack

El juego consiste en repartir dos cartas a cada jugador, las cuales todos podrán ver, el objetivo es llegar a 21. Para ello hay que tener en cuenta que las cartas tienen otros valores, el uno, puede valer 11 o 1, todas las figuras siempre valen 10 y el resto de las cartas respetan su valor. 

Por ejemplo si un jugador suma 10 con sus dos cartas y pide que le den una más, y se le da un as, hace blackjack y gana el juego, siempre y cuando el croupier no saque el mismo puntaje en esa ronda. Hay que tener en cuenta en este caso que, cuando uno recibe un as, su puntaje se adaptará para que el jugador no supere los 21 puntos.

Dependiendo el casino o el lugar donde se juegue, el blackjack acepta diversas formas de jugar. Por ejemplo, en América el croupier tiene permitido no avisar que hizo blackjack, teniendo la posibilidad de mirar las cartas, lo que lo hace un poco más complicado para los jugadores, ya que al correr ese riesgo y no enterarse de lo que tiene el croupier, pueden perder.

Puntualmente en Europa, el croupier debe mostrar siempre con anticipación el puntaje que sacó, y con esta ventaja los jugadores pueden elegir frenar o seguir jugando hasta llegar a 21 puntos y así eliminar al croupier.  

Por su parte en el caso del blackjack online, el jugador tiene que sumar una cantidad mayor de puntos con sus cartas que las que tiene el croupier sin pasarse de 21, y si por esas casualidades en las dos primeras cartas que recibe obtiene 21 puntos eso significa que hizo blackjack. 

El blackjack y su relación con los casinos

Cuando fue el auge de los casinos a nivel mundial, al blackjack todavía se lo conocía por su antiguo nombre el 21, pero para poder ingresar a las salas de juego legales, tuvo que adaptar sus reglas y esas son finalmente las que hoy se conocen. Son reglas muy fáciles de comprender lo que hace al juego mucho más atractivo y que continúe aún ganando adeptos. 

Pronto aparecieron aquellos expertos que se dedicaron a pensar y dejar por sentadas algunas estrategias que sirvieran a los demás jugadores para poder ganar en los casinos. 

Uno de los sistemas más conocidos es el denominado conteo de cartas. El mismo consiste, como su nombre lo dice, en contar las cartas para vencer al casino, de esta forma, con solo contar las cartas y realizar un seguimiento de las mismas se reducen al mínimo las posibilidades de que la casa de juego gane.

Este tipo de estrategia, llegó tan lejos que hubo un experto que en 1962 sacó un libro llamado Beat de Dealer, que significa “vencer al comerciante”. Este escrito creado por Edward O Thorp sentó sin lugar a dudas las bases del conteo de cartas. 

En el mismo, se detallan técnicas para descubrir en qué momento el jugador debe realizar una gran apuesta porque está jugando con ventaja y tiene entonces mayores posibilidades de ganar. Frente a esta situación en donde los jugadores llegaban a las casas de juego para probar suerte con la técnica, los casinos comenzaron a utilizar otros recursos para complejizar de alguna manera el juego. 

Actualmente, a pesar que es una técnica no muy bien recibida en las casas de juego, el conteo de cartas sigue siendo uno de los métodos más utilizados a la hora de apostar. 

Finalmente y luego de muchos años de trayectoria, y gracias al juego online, se convirtió en un juego de cartas completamente popular. Si bien no hay como jugar su versión tradicional, este tipo de casinos ofrece diferentes formatos y la posibilidad de jugar en vivo pero desde el casino online, haciendo que el juego sea casi igual a como si lo estuvieras jugando en vivo y en directo en las casas de juego.

Salir de la versión móvil