cloudfront.net
Menu
Secciones
logoMenu
    Suscríbete  >
icono Google Plus
icono Twitter
icono Facebook
icono Búsqueda icono Cancelar
icono Búsqueda
icono Cancelar
 
Logo Estadio
Cancelar
¡Bienvenido!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe noticias, datos estadísticos y promociones exclusivas para suscriptores
* Campos requeridos
Capital Menú
Logo Estadio
capitalDigital
capitalPrensa
capitalRadio
capitalTv
El Almanaque

¿Malosos o sólo malos?

Ver más notas
 AP

De entrada, podemos ir descartando que Oakland logre gran cosa esta campaña.

Los Raiders son una de las franquicias más ricas de la NFL. Ricas en cuanto a historia y tradición, porque en cuanto a recursos prácticamente las 32 son igual de poderosas; no cualquier hijo de vecina puede aspirar a tener un equipo en la National Football League.

Desde que Al Davis se convirtió en coach, en 1963, a Oakland sólo le tomó cuatro años en pasar de ser el hazme reír de la Liga a ser uno de los más temidos y respetados.
Tras convertirse en dueño, Davis mantuvo a los Malosos entre los mejores de la NFL. “Comprometidos con la excelencia”, era el lema del polémico directivo, quien en sus últimos años de vida cometió todos los errores habidos y por haber: malos contratos en Agencia Libre, peleas con entrenadores y cuestionables reclutamientos colegiales.
Luego de su muerte, en 2011, la esperanza renació en los aficionados negro y plata, pues se esperaba que Mark Davis, hijo de Al, haría las cosas de un modo distinto. Y en cierta medida así ha sido.

Al menos encontró en Derek Carr al presente y futuro de la franquicia. Sin embargo, la decisión de canjear a Khalil a Chicago suena más a una de las jugarretas de Al.
De alguna manera, Oakland ha logrado conformar una ofensiva muy atractiva. Carr, Lynch y Cooper necesitaban un último socio. Y Jordy Nelson llegó como anillo al dedo a un ataque que podría terminar siendo de los más explosivos de la Liga.

No obstante, de nada servirá meter 30 puntos por partido si la defensa permitirá 31. La gerencia de los Raiders ha dejado ‘olvidada’ a la defensa, en la que Mack era el alma y corazón.
Su salida dejará un hueco tremendo, mismo que será ocupado por Derrick Johnson, quien sería una opción fenomenal si estuviéramos en 2010. El ex apoyador de los Chiefs, ya de 35 años, aportará sabiduría y liderazgo, pero no lo podemos comparar con la energía e intensidad de un Khalil de 27 años.

Se habla que los Bears pagaron dos selecciones de primera ronda en el intercambio. Y más le vale a Mark Davis usarlas de la mejor manera, en jugadores que logren un impacto inmediato en el equipo en 2019. De lo contrario, este movimiento nunca será perdonado.

De entrada, podemos ir descartando que Oakland logre gran cosa esta campaña. De poco servirá llegar a playoffs, porque ahí tienen éxito los equipos balanceados y, en todo caso, casi siempre se imponen las defensivas.
“Las ofensivas ganan partidos, las defensas ganan campeonatos”, reza el viejo adagio. Suena a cliché, pero es así. Y los Raiders no tienen una de ese calibre. Súbitamente, pasaron de Malosos a simplemente malos.

@erickml_

NEWSLETTER
¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS!
Suscribirme >
OPINIÓN
SÍGUENOS
    /ESTADIODIARIO
    @ESTADIODXTS
RECOMENDADO
En el área chica
El Almanaque
Desde mi palco
El Almanaque
Tiempo de compensación